No luchas solo: un sabio consejo prepara a los catalizadores para el éxito 

“Cuando falta el consejo, fracasan los planes; cuando abunda el consejo, prosperan”, dice Proverbios 15:22. ¿Qué diferencia supone un sabio consejo para los catalizadores de la Iniciativa Logos y Cosmos cuando dirigen proyectos de teología y ciencias en el campus? 

“Mi proyecto se ha visto enriquecido por tantas personas con trayectorias y experiencias profundamente diversas”, afirma Lorena Brondani.  

Una fuente de apoyo de la que Lorena se ha beneficiado es la aportación de dos consultoras del proyecto. Admite que no estaba segura de qué esperar cuando se reunió por primera vez con la consultora del proyecto, Karen Hice Guzmån. Sobre el papel, tienen formaciones académicas y contextos diferentes. Lorena es una estudiante de doctorado en comunicación social afincada en Argentina; Karen se formó en horticultura y vive a 8.000 kilómetros de distancia, en Estados Unidos. Pero cuando se conocieron en Zoom, descubrieron rápidamente que compartían una pasión mutua por la tutoría de mujeres cristianas en el mundo académico, un tema que ocupa un lugar central en el proyecto de la ILC de Lorena. 

Foto de Lorena hablando con Karen en zoom acompañada de la intérprete Pilar
De izquierda a derecha: la intérprete Pilar, Lorena y Karen

“Fue asombroso conocer el ministerio de Women Scholars and Professionals [Mujeres Académicas y Profesionales] (WSAP, por sus siglas en inglés) que Karen dirige en InterVarsity, y cómo Dios la llamó allí para ser mentora de otras mujeres”, explica Lorena. “También compartimos el interés por proporcionar y generar recursos para las científicas cristianas”. 

Karen lleva más de una década empoderando a mujeres a través de WSAP, una iniciativa ministerial de InterVarsity Christian Fellowship, el movimiento nacional de IFES en EEUU. Con el asesoramiento de Karen, Lorena descubrió que no ha tenido que “reinventar la rueda” en algunos aspectos de su proyecto.  

“La voluntad de Karen de mantenerse en contacto conmigo y los materiales que compartió conmigo me permitieron ver lo que puedo aplicar de su ministerio en mi propio país y movimiento nacional”, explica Lorena. “Me siento tremendamente inspirada por el trabajo del ministerio WSAP, porque lleva varios años organizando foros, clubes de lectura y actividades que me ayudaron a pensar mi proyecto”.   

Foto de la portada del nuevo libro de Lorena
El nuevo libro de Lorena

En 2022 – 2023, como parte de su proyecto, Lorena reunió las historias de seis mujeres cristianas del mundo académico en Argentina y las publicó en una serie de videos cortos y en un libro, Auténticas. Diálogos con mujeres académicas, seguidoras de Jesucristo, que será publicado por Editorial Certeza Argentina en enero de 2024. 

Lorena tuvo la idea tras leer un libro que le recomendó Karen, Power Women: Stories of Motherhood, Faith & The Academy  (InterVarsity Press, 2021). 

“Ese libro fue un verdadero hallazgo para mí”, dice Lorena. “Este libro, y mi propia experiencia de la maternidad, me inspiraron a escribir mi propio libro, para mi propio contexto. Para mí era importante escribir un libro en español porque hay pocas biografías de académicas cristianas en mi país, y mucho menos en América Latina.” 

Este año, como parte de su proyecto, Lorena dirige un grupo de tutoría e investigación para “madres eruditas” cristianas. Los libros, artículos de revistas, videos y sitios web que conoció a través de los consultores de su proyecto le han ayudado a compilar esta lista de recursos sobre maternidad, vida familiar, feminismo, fe y mundo académico para las diez mujeres que participan en su grupo.   

La historia de Lorena no es inusual. El personal regional de la ILC se asegura de que cada catalizador sea emparejado con uno o dos asesores de proyecto. 

Reunirse por primera vez 

En Camerún, el proyecto del geólogo Dr. Isaac Daama sobre las controvertidas técnicas de extracción de minerales se ha visto reforzado por la orientación del Rev. Dr. Ebenezer Blasu, investigador del Instituto Akrofi-Christaller de Teología, Misión y Cultura de Ghana.  

En Camerún, país rico en minerales, muchos mineros artesanales mantienen creencias religiosas tradicionales africanas sobre dónde pueden encontrarse los minerales. Sus prácticas implican sacrificios de animales y oraciones, pidiendo a los dioses que abran la tierra para ellos. Durante los dos últimos años, Isaac se ha asociado con su movimiento nacional IFES para dirigir un proyecto que aúna las perspectivas científica y cristiana sobre estas técnicas mineras. 

“El Dr. Blasu me ha ayudado mucho a comprender los fundamentos, los objetos y los símbolos de las religiones tradicionales africanas”, dice Isaac. “Gracias a él comprendí que el término “animismo” es un término peyorativo para estas religiones, ya que fue una etiqueta utilizada por los colonos blancos que utilizaron este término sin intentar comprender las prácticas espirituales de las religiones tradicionales africanas”.  

Este año, Isaac prosigue su proyecto entrevistando a mineros y geólogos formados en la universidad acerca de sus creencias sobre estos planteamientos. También está organizando un curso de formación y talleres de debate en su universidad sobre la teología, la ciencia y la cultura de las creencias tradicionales africanas. 

“El Dr. Blasu me sugirió que escribiera un artículo académico basado en mi investigación, y me sugirió algunos cursos que puedo seguir”, comparte Isaac. 

En enero, Isaac viajará a Ghana para seguir un curso sobre religiones primarias africanas en el Instituto Akrofi-Christaller, donde tiene su sede el Dr. Blasu. Mientras esté allí, Isaac podrá recibir la opinión del Dr. Blasu sobre su artículo, que ha sido aceptado para su publicación en el Journal of African Christian Thought. Isaac está entusiasmado ya que será la primera vez que conozca al Dr. Blasu en persona.  

Foto de Isaac entrevistando a mineros
Isaac entrevista a los mineros

“El Dr. Blasu se ha convertido en como un padre para mí”, explica. “Hablamos o nos enviamos correos electrónicos con bastante frecuencia y recibo muchos consejos de él”. 

Un programa altamente capacitador 

Los asesores de proyectos son sólo una de las muchas fuentes de apoyo que los catalizadores tienen a su disposición para ayudarles a tener éxito con sus proyectos. En una reciente revisión externa de la ILC realizada al transcurrir la primera mitad del programa, la ILC fue descrita como “un programa altamente capacitador en el que [los catalizadores] disponen de varios niveles de apoyo para facilitar el camino y encontrar motivación y aliento”.  

Esas fueron las palabras de la Dra. Bonnie Jacob, una consultora independiente a la que la ILC encargó una revisión exhaustiva del programa. Su revisión culminará en 2024, pero su informe preliminar, presentado en junio de 2023, elogiaba a la ILC por su apoyo a los participantes. “El número de personas que intervienen en la vida de los catalizadores y les apoyan en diferentes aspectos es increíble”, escribió Bonnie. “El catalizador no tiene que enfrentarse solo ni luchar solo”. 

Los mentores caminan a su lado  

Tan pronto como se incorporan a la ILC, a los catalizadores se les asigna un mentor, un mentor que camina a su lado en su viaje de aprendizaje y les ayuda mientras diseñan y llevan a cabo sus proyectos.  

El profesor Valentin Ngouyamsa de Camerún, por ejemplo, es un catedrático de sociología que participó como catalizador hace unos años y ha continuado su conexión con la ILC actuando como mentor. Actualmente es mentor de Sarah, una estudiante de posgrado de sociología de la República Democrática del Congo, y desde el principio ha desempeñado un papel decisivo en la configuración de su proyecto.  

Foto de Profesor Valentin Ngouyamsa
Profesor Valentin Ngouyamsa

“Para ayudar a Sarah a encontrar un tema factible, le pedí que mirara a su alrededor y observara su entorno y me contara lo que veía”, explica. “Me habló de la permanencia de la guerra en su país, así que le sugerí que explorara el impacto de la guerra en los jóvenes”. 

A partir de ahí, las dos trabajaron juntas en la propuesta de Sarah para su proyecto, que aúna los enfoques psicosocial y teológico de la salud mental de los estudiantes traumatizados por la guerra.  

“La ayudé a definir los objetivos, las actividades y el alcance”, comparte Valentin. “Y realicé aportaciones científicas y ayudé a garantizar que su propuesta encajara con los objetivos de la ILC”. 

El proyecto de Sarah fue aprobado por la ILC para su financiación y puesta en marcha. Este año dirige un estudio de investigación, organiza actos de sensibilización y ofrece apoyo práctico en materia de salud mental a los estudiantes de su ciudad.  

“Creo que el papel de un mentor es proporcionar apoyo científico, psicológico y espiritual al catalizador”, dice Valentin. “Puede significar llamarles para animarlos, orar con ellos y por ellos, estar disponibles y ser accesibles y, si es necesario, hacer una crítica constructiva”. 

Siempre una labor mancomunada 

Los catalizadores están profundamente arraigados en sus movimientos nacionales IFES y sus proyectos son siempre una labor conjunta con el movimiento nacional. Por esta razón, una vez que comienzan su proyecto, cada catalizador forma un equipo de proyecto, que incluye al secretario general, a estudiantes y voluntarios del movimiento.  

Esto es algo que animó a Álvaro Pérez cuando comenzó su primer proyecto a principios de este año sobre la bioética de la edición genética.  

“Va a ser arduo, pero no estaré solo”, dijo. “Cuento con el apoyo de varios colaboradores y voluntarios”. 

El proyecto de Álvaro promoverá el diálogo sobre las perspectivas bioéticas y cristianas de la edición genética humana y contará con la colaboración del movimiento nacional de Ecuador. Incluirá un foro académico; un artículo académico; y la producción de una entrevista en video con un experto en la materia.   

“El secretario general de mi movimiento nacional ha aceptado asesorarme sobre el contenido del foro académico y de la video entrevista”, explica Álvaro. “También contaré con el apoyo del equipo de comunicación, un coordinador de logística y voluntarios”.

Foto de Álvaro Pérez
Álvaro Pérez

Consejo sabio en todo el programa 

Foto de Ana Ávila en un taller del ILC
Ana Ávila en un taller de la ILC

Los catalizadores no son los únicos que se benefician de los sabios consejos. El propio programa de la ILC también está diseñado teniendo en cuenta la retroalimentación y la responsabilidad. La ILC cuenta con una docena de asesores externos independientes que aportan su opinión sobre el programa en general y sobre los proyectos individuales de los catalizadores. Todos ellos cuentan con una importante experiencia en el mundo académico, en debates sobre ciencia y teología y en la dirección de proyectos financiados por la Fundación John Templeton. 

Asesoran a la dirección de la ILC y algunos han compartido su experiencia impartiendo clases en eventos. Por ejemplo, durante los dos últimos años, los académicos argentinos Dr. Ignacio Silva y Dra. Claudia Vanney han impartido un seminario para catalizadores en Latinoamérica sobre la epistemología y la historia de la ciencia y la religión. En 2022, la escritora científica mexicana Ana Ávila habló en un taller para catalizadores sobre la escritura en la intersección de la ciencia y la fe cristiana. Además, algunos de estos asesores externos revisan las propuestas de proyectos de catalizadores como parte de nuestro riguroso proceso de selección, y varios están actuando como consultores de proyectos de catalizadores de este año. 

“Hacemos hincapié en la comunidad y la colaboración”, afirma el profesor Ross McKenzie, líder de la ILC. “Los catalizadores no son individuos aislados, sino que forman parte de comunidades: la comunidad de la ILC, sus movimientos nacionales IFES y sus universidades. Y esperamos que esto ayude a que sus proyectos de teología y ciencias se conviertan en la mejor versión posible.” 

  • Lee más sobre el proyecto de Lorena en su blog.   
  • Lee resúmenes y ve videos cortos sobre los proyectos de los catalizadores en nuestras páginas web de proyectos. 
All blog posts